lunes, 3 de febrero de 2014

CIRCE


Circe era una diosa y hechicera que vivió en la isla de Eea. Era hija de Helios, el titán preolímpico del Sol y la oceánide Perseis. Era, además, hermana de Eetes y Pasífae.



CIRCE OFRECIENDO LA COPA A ODISEO
Waterhouse
1891
Galería de Arte de Oldham



CIRCE ANTES DE LA ODISEA

Era caracterizada como una maga cruel, hipócrita y celosa. Era famosa por sus conocimientos de brujería, herborística y medicina. Todas las mañanas iba a la montaña en busca de plantas venenosas y a la noche se ocupaba en medio del mayor misterio en destilas los maléficos jugos. Un rey de los sármatas tuvo la locura de pretenderla en matrimonio y más aún el heroico valor de desposarse con ella. Circe, que pretendía reinar sola, se libró muy pronto de él por medio de un brebaje venenoso; pero los sármatas no eran hombres que se avinieran a ser gobernados por una reina homicida de su propio esposo y le arrancaron el cetro, arrojándola después de su país.

Circe se dirigió hacia Italia, llevando consigo sus secretos y fijó su residencia en una magnífica morada, sobre un promontorio del mar de Etruria. ¡Ay de los imprudentes marineros que anclaban su buque al pie del promontorio circense! La hechicera los atraía hasta su palacio, los cautivaba con sus innumerables encantos, les robaba la energía y sus tesoros y al fin los metamorfoseaba en viles manadas de bestias.


CIRCE EN LA ODISEA

En la Odisea, la casa de Circe era descrita como una gran mansión de piedra que se alzaba en mitad de un claro en un denso bosque. Alrededor del palacete rondaban leones y lobos, que en realidad no eran más que las víctimas de su magia: no eran bestias peligrosas y lisonjeaba a cualquier extraño. Mientras el exotismo circundaba las paredes de su hogar, la maga dedicaba su tiempo a trabajar en un gran telar.

Cuando Odiseo llegó a la isla de Eea, mandó desembarcar a la mitad de la tripulación y él se quedó en las naves con la otra mitad. Circe invitó a los marinos a un lujoso banquete, hechizó la comida con una de sus pociones y luego, cuando se hubieron atiborrado, empleó una vara para transformarlos en cerdos. 

Sólo consiguió escapar Euríloco, que desde el principio sospechaba una trampa. Avisó al rey de Ítaca, quien partió solo al rescate de sus hombres. En el camino hacia la morada de la hechicera fue interceptado por Hermes, mensajero de los dioses, quien le mostró la planta moly, la cual le serviría para protegerse del encantamiento.

Cuando Circe no pudo convertir al héroe en animal, éste la obligó a devolver a sus hombres a su forma humana. Circe acabaría enamorándose del veterano Odiseo, llegando a ayudarlo en su viaje de regreso a casa después de que él y su tripulación pasasen un año entero en su isla junto a ella.

Circe sugirió a Odiseo dos rutas alternativas para volver a Ítaca después de tener que bordear la isla de las sirenas. Por una parte, se encontraban las llamadas "rocas errantes" (las islas Lípari, llamadas de forma parecida en las notas de viaje del Choy Ju-kua en el siglo XIII). Por otra, estaba la opción de pasar entre dos tormentos: por una, la peligrosa Escila y el remolino de Caribdis (zona normalmente identificada con el Estrecho de Mesina).


ODISEO EN EL PALACIO DE CIRCE
Wilhelm Schubert van Ehrenberg 
1667
Las figuras de los animales fueron añadidas por
Carl Borromäus Andreas Ruthart
Los Angeles, Getty Center




MERCURIO PROTEGE A ULISES DE LOS
ENCANTAMIENTOS DE CIRCE
Annibale Carracci
1590
Orleans, Musée des beaux-arts d'Orléans




ULISES Y CIRCE
John Flaxman



CIRCE EN TRADICIONES MÁS TARDÍAS

Casi al final de su Teogonía (1011f), Hesíodo contaba que Circe tuvo tres hijos con Odiseo: Agrio, Latino y Telégono, quien gobernó a los tirsenos o etruscos. Poetas posteriores sólo solían mencionar a éste último como hijo de ambos. Cuando alcanzó la edad adulta, contaban, Circe lo envió a buscar a su padre, quien había regresado mucho tiempo atrás a su hogar. Pero al llegar, Telégono mató a Odiseo por accidente y llevó su cuerpo de vuelta a Eea junto con su viuda Penélope y su hijo Telémaco. Circe los hizo inmortales y desposó a Telémaco, y Telégono se casó con Penélope.

Dioniso de Halicarnaso citó que el historiador Xenágoras afirmaba que Odiseo y circe tenían tres hijos: Romo Atnias y Árdeas, epónimos de las ciudades de Roma, Anzio y Ardea, respectivamente.

Se dice, además, que Circe también purificó a los argonautas por la muerte de Apsirto: puede ser una tradición arcaica.  

En historias posteriores, la maga transformaba a Pico en un pájaro carpintero por rechazar su amor, y a Escila en una monstruosa criatura de seis cabezas de perro cuando Glauco, otro objeto de los afectos de Circe, declaraba su amor eterno a la primera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario